26.11.14


Andábamos por las calles de La Coruña camino del taller de Vero, tocaba abrir el horno. Era una mañana de septiembre soleada y bochornosa. Y con la chaqueta bajo el brazo charlábamos de los misterios de la cerámica. Vero me contaba que en el resultado final influyen varios parámetros, por un lado la destreza del ceramista o la técnica que use, pero también factores imprevistos como una burbuja escondida dentro del barro, o el ambiente, la humedad y la temperatura. Estos últimos son determinantes en lo que aparece después de la cocción. Es decir, que la cerámica pertenece a un sitio. Aquello que sale del horno forma parte de un lugar que tiene un clima concreto, y eso provoca que tenga unas características, sutiles o no, que lo identifican. Me pareció maravilloso. Algo parecido creo que pasa con el pan y la masa madre. Y de repente me di cuenta de que con la costura no tenemos este factor de relación con el clima y el lugar. Por supuesto que el clima influye en el cultivo de las plantas que nos dan la fibra natural para hacer el hilo con el que crear el tejido, pero en lo que es propiamente el arte de la costura, esto no es determinante. Igual nos tendremos que conformar con saber que pieza a pieza hemos marcado la historia de la indumentaria en nuestro entorno, recoger esa idea romántica para intentar hacer la cosas con coherencia y escuchando la parte más ancestral de la costura. Igual no influye el clima, pero sí el alma de la costurera, si aquello se ha hecho con atención y ganas, se ve reflejado en cada pespunte, os lo aseguro.



En la foto aparecen cerámicas de Nona Bruna, Verónica Moar, Paula Gertel y Atelier Rui Gassen. Bueno, y el paño de lino es de los nuestros, claro.

6 comentarios :

La Nuit dijo...

El clima en la costura si que influye, cuesta vender las prendas de invierno si en Octubre hace calor ;)

Ibb Ibnz dijo...

El clima también influye en el estado de ánimo y eso...primorcial para hacer cualquier cosa con las manos...
Me encantan las fotos...yo también hago cerámica y es tan imprevisible como maravillosa

Rocío dijo...

No me había parado a pensarlo, pero me ha encantado la idea de que la cerámica pertenece a un lugar. Pienso que también la costura debe pertenecer a un contexto, simplemente por el hecho de estar una persona en un lugar observando, inspirándose de lo que tiene alrededor. Precioso todo.

Caterina Pérez dijo...

tienes toda la razón, La Nuit! jajaja

Caterina Pérez dijo...

sí, ibb... pero me refería a que es un factor que no depende de las manos y el humor del que lo hace. Funciona de forma independiente y determinante :) un saludo guapa!

Caterina Pérez dijo...

sí rocío, pero pasa a través de la visión del mundo de la costurera, en cambio el clima (la humedad, sequedad y esas cosas) influye de forma independiente al ceramista, y eso es fantástico :)Muchas gracias por pasar! un beso