2.10.15

Octubre





 2 de Octubre, 2015

 Estaciono el coche cerca de casa, he tenido suerte, parece que quiera llover de nuevo. Todavía palpita en mi mejilla el beso de los niños antes de saltar del asiento trasero para entrar en el cole. Son las nueve de la mañana, y antes de encerrarme en el estudio decido acercarme al mercado a por media docena de huevos, cuatro calabacines y un hueso para el caldo. Sí, hoy para cenar, sopa. Me apetece que la casa huela a apio y carcanada de pollo. Visto un chaquetón de lana, finito, verde botella. El primer fresco de otoño se cuela a través de la trama del cahquetón, directo a la piel, directo al alma. Con un gesto de señora,  recojo el escote con la mano para cerrarlo. Me ha costado todo el mes de septiembre aceptar mi nuevo ritmo, reconocerlo, sin añoranzas. He vivido con angustia el verme en el andén, mientras los trenes de los otros pasaban dejándome un pitido ensordecedor en los oídos. Las transiciones son raras, muy raras, y pueden despertar cierta hostilidad. Pero ahora, arropada por este cielo gris acorazado, me siento afortunada. Dar mis cuatro clases, trabajar para otros en el estudio mientras la lluvia repiquetea la ventana, ir a yoga una vez a la semana, comer con mis abuelos unos macarrones, escribir y escribir, dar rienda suelta a un proyecto muy personal, tomar fotos porqué sí, recoger a los niños en el cole los miércoles al mediodía.... todas esas pequeñas cosas que hace unos meses no me podía permitir, eso sí que es vida slow. Eso es exactamente lo que buscaba. Y después, pues después ya veremos. De momento, bienvenido Octubre. 



10 comentarios :

Bet Tastarutes dijo...

Com m'agrada llegir aquestes paraules més optimistes!
Gaudeix del dia a dia d'aquesta nova etapa, segur que acabarà sent especial com tot el que fas.
Per cert, encara no t'havia felicitat pel projecte Devenir, us vaig seguint!
Petonets i bon dia!

Vanessa dijo...

Ohhh quina sensació més genial tot això que expliques! Estic en un moment semblant i el que descrius és exactament el que vull per mi. Gaudeix-ho molt Caterina!

Victoria dijo...

me gusta mucho como escribes. después de leer pocas palabras ya me sentí en tu piel.

Cristina G.P dijo...

Qué bonito escribes Caterina. Y no sé por qué, pero te asocio con el otoño, es quizás tu estación del año favorita? Poco a poco para mi si se ha convertido en estación predilecta, es como el año nuevo, nuevos proyectos, metas... (además dentro de unos días daré a luz a mis hijos gemelos, así que con más motivo me gusta octubre y el otoño). Tu clienta de Munich o una de ellas ;-)

MARIA BROSSA dijo...

Caterina me n'alegro moooolt! Tot camí té molts moments, i està molt bé saber acollir totes les sensacions. Un petó ben gran, vingui el que vingui...

Ibb Ibnz dijo...

Eso es exactamente lo que necesito

Caterina Pérez dijo...

Moltes gràcies Bet!! i em fa molt contenta saber que estàs al cas del projecte :) un abraçada.

gràcies Vanessa. Disfruta del moment, les bones sensacions arribarán segur. Un petonet!

oh, muchísimas gracias Victoria. Me hace muy feliz saberlo. Un abrazo!

hola cristina! que bien leer tu comentario. Muchísimas felicidades por estas novedades que están a punto de llegar, mucha fuerza y paciencia, y disfrútalo un montón. Qué alegría, madre mía!!

Caterina Pérez dijo...

ibb ibnz :) espera, llegará seguro. Un besito!!!

marieta, un petó ben fort. Sí, quan estem a l'ull de l'huracá se'ns oblida que hi ha dies de ventolera més suau ;)

Gretelain dijo...

Caterina, sempre m'agraden els teus escrits, però el d'avuí m'ha agradat molt, per què quan dius que el que estas fent ara és: "Dar mis cuatro clases, trabajar para otros en el estudio mientras la lluvia repiquetea la ventana, ir a yoga una vez a la semana, comer con mis abuelos unos macarrones, escribir y escribir, dar rienda suelta a un proyecto muy personal, tomar fotos porqué sí, recoger a los niños en el cole los miércoles al mediodía...." sense dubte son les coses importants que s'han de fer en aquesta vida... tot lo demès no serveix per massa... Disfruta d'aquest temps, i demà ja veurem.

Olga O dijo...

Pues sí, mñn ya se verá!