24.12.14

No nos empujen, por favor.




Este año he hecho un esfuerzo, medio por necesidades logísticas, medio por convicción, para que la navidad entrara más tarde en casa. ¿No os parece que cada año nos empiezan a seducir con el espiritu navideño más pronto? Hablando en una sobremesa, recordábamos con nostalgia que, antes, las luces de la calle no se encendían hasta Santa Lucía, el 13 de diciembre. En Barcelona, este año la calles se iluminaron el 22 de Noviembre, y aquél mismo fin de semana ya había gente adornando sus árboles, los escaparates llenos de dorados y nieve sintética, y en la rádio anunciaban turrones! Y de repente me planté pensando que, si me dejaba arrastrar, quizás me pasaba como otros años, que cuando llega la navidad ya estoy cansada de la decoración, el espíritu navideño está un poco descolorido,  y solo me apetece que pase el sarao para volver a poner orden.



Así que este año decidí que la navidad se esperaría en el umbral y dejaría los preparativos más para el final, total, el momento estrés llega igual! Y es por eso que nos esperamos al sábado 20 de diciembre para poner rumbo a nuestra floristería de cabecera a por el árbol. Una de las ventajas de demorar el momento, fue que ya no pudimos elegir demasiado, así que nos tuvimos que llevar un árbol mucho más grande de lo que, de entrada, teníamos planeado. Y ahora que lo veo en el salón, me encanta, pues ocupa igual que uno chiquitín, y encima no tenemos que subirlo a una silla!



Nos pasamos la mañana de domingo escuchando villancicos y preparando guirnaldas de palomitas, pasando y anudando hilos para poder colgar galletas y gominolas. Nos reencontramos con algunos adornos de otros años, y estrenamos otros.


Ahora toca cocinar, estar con la familia, cantar y tumbarse en el sofá a ver pelis. Os deseo que paséis un inicio de invierno bonito, y que os podáis permitir ser sensatos con lo que vuestro cuerpo os pide para estos días de de ajetreo navideño, que son días alegres, pero a veces también complejos.




7 comentarios :

bei dijo...

Esta entrada me ha llegado más dentro de lo que puedas imaginar, Caterina. Por haber decidido esperar para hacer cada cosa en su momento, por no querer cansarte antes de tiempo y por reivindicar que aunque en general todo es bonito no siempre y no todo son espumillones y caras sonrientes de anuncio. ¡Bravo!
Felices días, y gracias
(y te copio para otro año las guirnaldas de palomitas, el pesebre nuez lo hice anoche ;)

Caterina Pérez dijo...

tu comentario sí que me ha llegado hondo bei... y también por saber que hiciste los niños en la nuez! que tengas unas felices fiestas, guapa :)

Lucía dijo...

Es un árbol precioso...coincido contigo en la utilización de las nueves :) pero me ha encantado esa seta escondida y las guirnaldas de palomitas.
Felices Fiestas, Caterina.

Montse Llamas dijo...

Coincido totalmente, Caterina. Yo intento abstraerme totalmente de la idea de la Navidad hasta pasado el puente de la Constitución al menos. Y qué difícil se hace... ¡Un año casi me quedo sin turrón del duro, que es lo único que compro en mi casa, por dejarlo para el final!

Me gustan vuestros adornos.

Feliz y tranquila Navidad.

Caterina Pérez dijo...

Felices fiestas para ti también Lucía!! Un beso enorme!

Caterina Pérez dijo...

jejeje! muchas gracias montse! Te deseo que disfrutes mucho de estos días! Un beso y graciaz por estar ahí :)))

Marona dijo...

Nosotros comenzamos pronto, pero tenemos la excusa de que no celebramos la Navidad, celebramos el Adviento, para adaptarnos a nuestro entorno. Espero que estés pasando muy buenas fiestas y que puedas descansar.