26.2.14

decisiones y apuestas




Conseguir el tejido es una de las partes difíciles del proceso. Aunque a veces se pueden conseguir restos de stock o puedas encontrar una fábrica que te haga caso y con la que establecer una relación cordial, lo habitual es acudir a un distribuidor. El distribuidor trabaja con varios fabricantes y, mostrándote una carta que, a menudo no concuerda con tus necesidades exactas, te conseguirá las piezas de 50 metros con las que vas a construir toda la colección. Evidentemente no trabajas con un solo distribuidor, así que hay varias semanas al año que te las pasas de aquí para allà, intentando que los distintos tejidos que vas a usar, los metros que te puedan proporcionar y las fechas de enetrega encajen como un rompecabezas. 

Para los forros de nuestras piezas suelo utilizar algodón del que se usa para patchwork. Esta temporada, cuando tuve que decidirme por los forros, me encontré delante de Josep, que me extendía un montón de cartones con las muestras de varias colecciones. Y mis ojos se iban hacia un algodón de rayas azul y beige, que por otro lado ya había usado en la colección anterior. La calidad de este tejido es sublime, el motivo no es estampado, sinó que son los hilos teñidos los que se entrecruzan en el telar para construir el estampado. Además, el gramaje es perfecto. La única pega era que, de todas las posibilidades que me mostraba Josep, aquella era la que tenía un precio mayor (perfectamente justificado por su calidad, claro). Y mientras dudaba y hacía mis cuentas, Josep dijo, con cierta nostalgia, "de todo lo que tenemos, ésto es lo único que se fabrica aquí, en Sabadell... ya no queda casi nadie en el sector... y éstos son de los pocos que aguantan. Ahora ya todo viene de fuera." Y tiene toda la razón, la mayoría de veces, si rasco un poco, el distribuidor me cuenta que aquella loneta viene de la India o de Sudamérica... y muchas veces, aunque en mi visión romántica de proyecto está el dar apoyo al sector más cercano, ésto no es posible porqué no hay opciones. Así que las palabras de Josep, sin él saberlo, fueron suficientes para acabarme de decidir. Esta temporada, en algunas de nuestra mochilas, bolsas y cintas de cámara, podréis encontrar ese algodón de rayas azules y beige, tejido en Sabadall. Sé que mis treinta metros no van a arreglar nada de este sector textil que se ha ido despedazando en las últimas décadas... mis metros son solo un gesto de confianza, y un reconocimiento a la calidad de algo que sabíamos hacer a la perfección y que, estoy convencida, no se nos ha olvidado.

16 comentarios :

Ade (Miau) dijo...

Estas son las razones por las que te admiro tanto. Por ese caminar en consonancia con tus convicciones. Me encantará tener esa tela en mi próxima mochila o bolso hecho aquí cerquita con mucho amor :)

Caterina Pérez dijo...

oh, muchas gracias bonita! que se entienda lo que me mueve a seguir haciendo bolsos y mochilas es muy importante para mi ^_^ un besazo guapísima!!

Mar Ruiz dijo...

Me parece un muy buen motivo para utilizar esa tela que además es de la mejor calidad y taaaaan bonita.
Una decisión acertada y coherente que seguro resulta en "algo" bonito, único y especial...
feliz día
xxx-mar-

drapets by helen dijo...

La tela me encanta! lástima que la utilices de forro! para el exterior también es bonita! y felicitarte por tu decisión y tu granito de arena! Besos

Javiera dijo...

Creo que justamente de eso de trata Caterina, de ser coherentes y fieles a nuestras convicciones y, entre todos, ir sumando metros. :)

Fauna y Flora dijo...

Metro a metro fue como se fueron cerrando todas las fábricas téxtiles aquí pero metro a metro también podemos intentar recuperarlas o al menos mantener las poquitas que quedan, no? Y esos 30m seguro que cuentan mucho :)
Un gran gest, moltes ganes de veure el resultat!
petonets

Mae dijo...

Eres mágica Caterina!,te felicito por tu coherencia

raichel dijo...

Ole! Bien dicho y bien hecho..
Que pena que al final no hayamos podido vernos un ratito estos días...A la próxima!

RUT HERNANDEZ TOLEDO dijo...

Coherencia y maestría, por eso tengo una mochila tuya y aunque no llegué a la segunda, espero llegar a una de las que fabriques con ese pedazo de historia, que al final, creo, es lo que mayoría de tus clientes, los más afines y fieles, o los más esporádicos y despistados, buscamos en tus productos. Besos

Bet dijo...

Doncs espero que aquests 30 metres cundeixin, que no em vull quedar sense!! ;)
Encara que sigui un gest, si tothom fes com tu no hi hauria tants problemes! :)

Noemí dijo...

Uf,
Tot el que fas sembla sorgir (k també surgir)de la màgia...
Espero k akest granet d'arena k aportes serveixi per filar un caminet d'esperança a aquest sector empresarial tan tocat per la globalització (quantes mentides ens van fer empassar, amb això de la globalització. Ara els globus ja han petat davant dels nostres nassos...).
En fi, enhorabona per la teva aposta professional, és fantàstica.
A veure quan pots deixar-te caure pel vallès (la part oriental, plis) i podem tenir la oportunitat d'assistir a alguna de les teves classes magistrals!).
Salut!

Caterina Pérez dijo...

marta, moltes gràcies! M'ha encantat aquesta frase de "metre a metre va ser com es van anar tancant totes les fàbriques tèxtils", súper acertada.

Caterina Pérez dijo...

oh, muchas gracias mae! Se hace lo que se puede :)

Caterina Pérez dijo...

sí! A la próxima!! Un beso bonita

Anónimo dijo...

Yo tampoco habría dudado Caterina..te sigo hace tiempo, y el valor de tus diseños es ante todo humano, o así es reflejado para mi.
Sòlo espero llegar a tiempo para comprar un de las cintas para la càmara reflex realizada por tu taller y esa tela maravillosa.
Gracias

Silvia

Anónimo dijo...

hola voy a abrir una tienda de telas me podrías ayudar diciéndome proveedores,gracias