13.10.14


Un pagès de per aquí a la vora li ha regalat una carbassa gegant a l'Esteve, i l'Esteve ens convida divendres vinent a una carbassada "En farem una crema, convidarem a tots el veïns. Si us ve bé, porteu plat de sopa i cullera, i sumeu-vos a la trobada!". Quan arriba el dia, mentre llegeixo al porxo de la cabana, se m'acosta el Pau amb bici "Diu el pare que si tens un parell de patates o una ceba". "Patates no, però mira, cebes sí que en tinc un parell!" li responc mentre les trec de l'armari de sota l'aigüera. Mentre s'allunya pedelant, l'acompanyo amb la mirada observant com demana patates i nou moscada a les veines. I somric perquè recordo un conte que em posava la mare de petita, un conte que teniem en un disc d'en Xesco Boix, el conte de La Sopa de Pedres. Diu que un soldat, mort de fam, arriba a un poble i, porta a porta demana una mica de menjar, però hi ha tanta misèria que tothom se'l treu de sobre. El soldat, desolat, s'asseu a la plaça i els infants s'hi apropen encuriosits. Ell els convenç per fer una sopa de pedres. Primer necessiten llenya per fer foc, i uns germans, fills d'un llenyetaire, s'ofereixen per portar-ne un feix. I un cop l'aigua i les pedres bullen,  se n'adonen que a la sopa li caldria un xic de sal, i la Marieta diu que a casa en tenen, que ella en portarà. Al tornar-la a tastar, veuen que potser hi manquen unes branques d'api, en Pere, que el seu pare té hort, va corrents a demanar-ne. La tasten i la troben prou bona, però sembla que hi anirira bé una mica de xirivia, en Mateu en porta un parell de casa.... i el conte segueix així fins a aconseguir una sopa deliciosa que tot el poble podrà tastar.

Quan fosqueja, amb el plat y la cullera, una ampolla de vi y una mica de pà sota el braç, en apropem a ca l'Esteve i família. Allí ens trobem amb tot el veinat i els últims preparatius d'una deliciosa crema feta amb una inmensa carbassa regalada, quatre patates d'aquí, unes cebes d'allà, nou moscada de la cuina de la Paquita i l'art de l'Esteve. L'art de l'Esteve per cuinar, i l'art de l'Esteve per organitzar saraus i tenir a grans i menuts reunits al voltant d'una taula. Mig en broma, li dic que ha fet una sopa de pedres, i com que veig que el fa somriure recordar aquest conte tan tendre, em decideixo a explicar-vos la història.




Un campesino le ha regalado una gigante calabaza a Esteve, y él nos invita el próximo viernes a una calabazada. "Haremos una crema e invitaremos a los vecinos. Si os apetece, traeros platos hondos y cucharas, y sumaros al encuentro!". Cuando llega el día, mientras leo en el porche de la cabanya, se me acerca Pau en bici "Pregunta mi padre si tienes un par de patatas o una cebolla". "Patatas no, pero cebolla sí" le respondo sacándolas de la pequeña despensa. Mientras se aleja pedaleando, lo acompanyo con la mirada, observo como pide nuez moscada y patatas a las vecinas. Y esbozo una sonrisa al acordarme de un cuento que me ponía mi madre, un cuento que pertenecía a un disco de Xesco Boix, la historia de La sopa de Piedras. Cuentan que un soldado, muerto de hambre, llega a un pueblo y, llamando puerta por puerta, pide un poco de comida, pero hay tanta miseria y tanta hambruna, que todo el mundo le cierra la puerta en las narices. El soldado, desolado, se sienta en la plaza, y los niños, llenos de curiosidad se les acercan. El soldado los convence para hacer una sopa de piedras. Para hacer la sopa necesitan un poco de leña, y unos hermanos hijos de un leñador, se ofrecen para traerla. Cuando el agua y las piedra ya hierven, se dan cuenta de que quizás haría falta un poco de sal, y Marieta dice que en casa tienen sal y que ella traerá una pizca. Cuando de nuevo prueban la sopa, la encuentran muy rica, pero quizás estaría mejor con unas ramitas de apio, y Pedro, que su padre tiene un huerto, se ofrece para traer el apio que falta. Luego se dan cuenta que no estaría mal si tuvieran un poco de chirivía, y Mateo trae un par de casa... y el cuento sigue así hasta que consiguen una sopa deliciosa que todo el pueblo podrá saborear.

Al oscurecer,con el plato y la cuchara, una botella de vino y un poco de pan bajo el brazo, nos acercamos a la caravana de Esteve y su familia, y allí nos encontramos con todo el vecindario, mientras se ultiman los preparativos de una deliciosa crema hecha con una inmensa calabaza regalada, cuatro patatas de aquí, una cebolla de allá, nuez moscada de Paquita i el arte de Esteve. El arte para cocinar, y el arte para organizar saraos y reunir a mayores y pequeños alrededor de una mesa. Medio en broma le digo que ha hecho una sopa de piedras, y como veo que le hace ilusión recordar el entrañable cuento, me animo a contaros la historia.



7 comentarios :

Natalia F Salmonte dijo...

Me ha encantado. El cuento, las fotos, pero lo que más... el arte de Esteve,como tú le dices,es genial!!!

Susana A. dijo...

Genial, de nou :)

Pelipequiroja dijo...

Genial que m'hagis fet recordar el conte de la sopa de pedres d'en Xesco Boix. En guardo moltes cintes de casset encara.

Txell Lagresa dijo...

Coneixia la història però ja no la recordava!
Gràcies per compartir-la!
Un post preciós!

Anónimo dijo...

Me ha gustado la historia....la leido con cuidado y despacito para poder traducir(no soy catalana y en algunas palabras me liaba)y cuando termine...tambien estaba en castellano!!
Pero bueno despistade q es una!!!!
Ainda asi gustoume moito.O teu blog precioso.Sorte en todo.Biquiños.
(me puse a hablar con mi hija y al final termine escribiendo en el ultimo idioma en q estuve hablando)Lucia

Conservera Ibérica dijo...

Qué genial ! Como me gustaría tener un pueblo o un barrio así, donde todo se vive y se comparte con todos.

También podríais compartir unas buenas conservas de pescado, ese producto tan nuestro, de siempre, que tenemos un poco olvidado pero que tiene mucho valor, y muchas posibilidades, como puedes ver en nuestro blog. Echa un vistazo !

conserveraiberica.blogspot.com.es

Thunderloida dijo...

m'agradat molt l'historia. No en sabia d'on venia la sopa de pedres. Quina gràcia.
I quina enveja tindré un veí com l'Esteve.