28.10.13

Rincones de la ciudad



Sólo unos segundos, pero tu estás allí. Y se inunda de magia el aire. Y aquel soplo es un delicado regalo. Como si te hubieran susurrado en la oreja una palabra sencilla. En una tarde de domingo, de un domingo cualquiera.

(lago del Parc del Laberint, Barcelona)

1 comentario :

begoña Prado dijo...

No puede ser mas bonito...!Gracias por compartirlo!