3.2.12









Son las once de la noche y repaso algunas de las fotos tomadas en esta jornada. Y me está apeteciendo mucho escribir un post de estos abarrotados de imágenes suaves en los que mostramos lo que comemos, dónde vivimos, nuestra familia, lo que cocinamos y nuestro orden. Un post de estos en los que parece que disfrutamos de una vida ideal. Ultimamente, dudo de la necesidad de publicar este tipo de posts porqué encuadro lo que me interesa, ocultando los sinsabores, y le doy al "publicar entrada" intranquila ante la idea de crear una imagen alejada de la realidad, una imagen que no me corresponda. El google analytics me chiva que cada vez sóis más los que pasáis por aquí, y esto me alegra un montón, a la vez que me hace sentir muy responsable de cada imagen y cada palabra. En fin, no me hagáis demasiado caso, que eso son "pamparruchadas" que se le meten a una en la cabeza de vez en cuando :)

...y es que mi realidad también contiene días como el que he disfrutado hoy, extraños, desordenados, tremendamente hogareños y por ello felices. Así que, quizás, no pasa nada por compartirlo ¿verdad?



Hoy, día de la candelaria, era temprano cuando ha empezado a apreciarse una lluvia sin gravedad: nevaba suavemente. Los niños han partido hacia el cole entre gritos de emoción. La mañana no me ha cundido nada. Veía nevar desde la ventana de mi estudio y no era capaz de dejar de mirar los copos. Hoy no he conseguido concentrar-me en mi tarea. A media mañana nos han llamado para que fuésemos a recoger a los chicos al cole. Me han entrado unas tremendas ganas de encender el horno y asar verduras. Hemos comido todos juntos, emocionados por la improvisación. Rita y yo hemos bajado a tocar la nieve que ya se deshacía. Nos hemos reído lanzando unas bolas. He estrenado unos preciosísimos mitones tejidos por Leire. Hemos prestado atención a las previsiones que anunciaban que durante la tarde se activarían las nevadas. Y ya no nos hemos movido de casa en todo el día. Haciendo manualidades y escuchando la radio. Papá ha reajustado el termostato de la calefacción. Y he descubierto una receta para hacer galletas saladas! Y al hornearlas, la casa se ha inundado de un agradable olorcito a harina cocida y orégano, y sésamo, y cebolla frita... he rellenado un tarro de cristal con gran ilusión pensando en los aperitivos de domingo. He improvisado una sopa de arroz y acelgas para la cena. Y he fantaseado con la idea de quedarnos colmados por la nieve, sin poder salir durante días, todos juntos, inventando pasatiempos y apurando las últimas existencias de la despensa.

Han anunciado MUCHO frío para mañana, viento y cielo azul. A estas horas, parece que tenemos la famosa "ola de frío siberiano" sobre nuestras cabezas. Ya os seguiré contando!

13 comentarios :

menduca dijo...

HAce mucho leí en un blog en inglés una frase que se podría traducir así:
"No compares el interior de tu familia con el exterior de otra."
Hay gente que cree que la vida de otros es un desfilar de cosas lindas tan sólo porque las fotos lo son, y no valoran su vida por eso. A veces no notan días como el tuyo... especiales.

jeje, escribí mucho...

Caterina Pérez dijo...

muchas gracias :))))
no has escrito mucho! has escrito lo necesario. Gracias!

Encarna dijo...

Me ha gustado mucho la frase de Menduca. Son unas imágenes de un buen día en familia y eso es digno de compartir.

S.A. dijo...

Manualidades y radio, me parece un plan inmejorable :)
Disfrutad mucho del fin de semana!

Marona dijo...

En el blog casi solo escribo lo bonito, lo que me quiero llevar de Salzburgo, lo que me hace sentir bien, lo que quiero recordar en un futuro. No sé si hay algo malo en eso y no sé si la gente se lleva una imagen equivocada de mi vida aquí, pero yo creo que la vida ya es suficientemente fea, en mi blog y en el blog de los demás quiero ver lo bonita que puede llegar a ser. ¡gracias!

Caterina Pérez dijo...

sí, también lo veo así... nunca invento nada y todo lo que plasmo aquí lo hago desde un lugar muy sincero... pero lo malo y lo feo nos humaniza, y aveces echo de menos esta chispa. Nada, que debo tener unos días muy invernales y yo soy tirando a primaveral :))))

Nemo. dijo...

un día en familia, no se puede pedir más

http://blog.sacelen.com
www.conideasyaloloco.com

Azulitoclaro dijo...

¡Me has antojado de todo! Las galletas se ven deliciosas (receta, please) y las imágenes de la nieve desde casa... me han hecho olvidar de lo molesto que puede ser el frío. Sí, fue un día especial. Gracias por compartirlo.
;)

Esther dijo...

Leo esta entrada justo en el momento adecuado. Si comparo mi vida con la que exhiben los demás, me siento ridícula, tonta e inferior por no llegar a ser tan feliz. Pero la frase de Menduca es cierta... Gracias, Caterina, y gracias, Menduca.

co•co•marro dijo...

pues es muy bonito compartir dias asi, de esta manera parece que se mantiene mas presente. No creo que seas la única que tenga esas dudas, al menos a mi tb me pasa...y al fin y al cabo es tu blog, es tu espacio, y si te seguimos es por algo...

lanusa dijo...

tENGO LOS MISMOS MITONES, JEJEJE, SON GENIALES!

María dijo...

Hola guapa:
desde hoy te sigo en tu blog y te invito a conocer el mío...
http://todoeldiadecompras.blogspot.com
Besos

zer0gluten dijo...

Pues yo acabo de descubrir tu blog y agradezco que nos transmitas esa imagen de días llenos de altos y bajos, sentimientos y pesamientos. Creo que todos apreciamos la naturalidad en las cosas y nos sentimos identificados con los momentos cotidianos de los demás. Eso sí, en Jerez, sin nieve, jaja.
Seguiré viniendo, para que el Analytics tenga trabajo, que están los tiempos muy malos.
Un besazo.