12.2.12





La gripe entró un sábado por la puerta y ha tardado diez días en marcharse. He perdido los nervios, los papeles y algunas horas. He ventilado cada mañana, y el caos se ha apoderado de nuestra casa. Mi chico ha viajado por trabajo, y la familia se ha organizado para echarnos un cable. Partiendo del patrón de Lotta del que os hablaba aquí, he hecho algunas pruebas. Se me quemaron las plantas con el frío. Me he sacado pasatiempos de la manga. Y he dormido con los niños mientras notaba el aliento de la fiebre. También hemos recibido visitas buenas. Hemos visto filmaciones antiguas. Tremenda semana la que empezó hace diez días. Tremenda semana zanjada en lunes. Es martes y ¡allá vamos!

6 comentarios :

raichel dijo...

Puff, Caterina..
Yo amanezco ahora mismo después de una noche surrealista en la que Noël con sus dolores de barriga ha conseguido que aquí no duerma nadie así que esa sensación de nebulosa que explica la siento yo ahora mismo...

Besos

Laencuentracosas dijo...

Me encanta ese punto de belleza entre tanta fiebre, No se como lo haces! Maravilloso el gorro!

Miss Bolsillos dijo...

Me n´alegro que estiguis millor. Un petó, Yolanda

Maronascc dijo...

hay semanas que se pegan y no hay manera de sacártelas de encima... ¡besos!

LÍDIA MONTALÀ dijo...

Ei Caterina!
Maleïda grip... I això que diuen que el fred ho mata tot, en fi :(
T'entenc perfectament: Hi ha temporades que aquella capsa de galetes de llauna on hi posem els medicaments s'obstina en treure el cap molt més del que desitjaríem.
Me n'alegro de que estigueu millor. El dimarts és un dia perfecte per tornar a la rutina! :)

Azulitoclaro dijo...

Lo siento muchísimo. Y espero que la gripa se vaya pronto de allí. Y que mejore el frío, es decir, que caliente un poquito. Mientras tanto, abrazos desde aquí.