7.2.12



Ésto es lo que pasa cuando tu estudio está encima del salón, junto a la habitación de juegos, separado de la cocina por un tramo de escaleras. Que cuando uno de tus chicos se queda en casa derrotado por la fiebre y el catarro, tu acabas pasando el tiempo preparando infusiones de tomillo con miel, compartiendo mesa de trabajo, distrayéndote con cualquier chuminada, pendiente del numerito que marca el termómetro, atendiendo a miles de preguntas curiosas y inventando distracciones para poder arañar un poco de tiempo-continúo y avanzar tareas... y, hay que reconocerlo, perdiendo un poco la paciencia... mmmfffffggrr... es que necesito tiempo para dedicarlo a mis"deberes"!

(después de releer esto, también os digo que, almenos hoy no comeré sola.... ahora mismo nos vamos a lanzar sobre un plato de espaquetis y pollo... bon profit!)

4 comentarios :

C A R I Ñ O M A L O dijo...

ÁNIMO!!! bueno hay que ver el lado positivo, estas en compañía, no comes sola, y sobre todo valora la posibilidad de cuidarlo tu, y que tu trabajo por lo menos te permite, estar cerquita...aunque nos quite el poco tiempo que nos queda libre, =)
Mil besos y salud por esas infusiones maravillosas.

Nemo. dijo...

Seguro que él te lo agradecerá

http://blog.sacelen.com
www.conideasyaloloco.com

Azulitoclaro dijo...

Maravilloso. Todo es parte de la vida. Qué rico poder tener en casa a mamita.

Sonia Otero dijo...

cómo reconozco ese mmmffffffggrrr cuando alguien se queda en casa todo el día con resfriado y no puedes hacer y salir a todo aquello que tenías planeado, pero claro, siempre tiene un lado bueno, ¿qué tal comida para dos???
A recuperarse!!