27.6.11



Iba a fundir chocolate para una tarta casera...sí, lo sé, suena a madre-perfecta-homemader...no nos engañemos, no es el caso (en mi casa, hacer una tarta o un bizcocho es algo requetexcepcional) . La cuestión es que para ello necesitaba un delantal, y fuí incapaz de encontrar uno entre las torres de cajas que nos quedan por abrir, pero, camuflado en una pila de paños de cocina, sacaba la nariz este tesorito de cuadros verdes. Me lo regaló mi madre hace un par o tres de años (claro, es mi madre, y me ve el remalazo desde hace tiempo!) Pertenecía a mi abuela: l'àvia maria.

Está hecho a màquina, seguramnete con una refrey verde de hierro que recuerdo haber visto de pequeña por casa de mis abuelos. Me fascinaba su lucecita y la sensación de que aquel aparato pesaba toneladas! Está confeccionado con mucho cuidado y lleno de detallitos perfectos. Los pespuntes son delicados y pulidos. Está adornado con una ristra de margaritas cosidas a mano una a una. La tela tiene un tacto muy blandito porqué ha ido perdiendo grosor a lo largo de lavados y lavados... Diós mío! Cómo se organizaban el tiempo las mujeres de antes para poderse permitir elaborar un delantal como si fuese una falda para una boda?!

Veo a mi abuela, allá por los sesenta, con su media melena ondulada, atareada en su cocina verde-antiguo, preparando unos macarrones gratinados.

Con Dottie Angel en la cabeza, le pedí a Rita que me tomara una foto. Aunque queda claro que yo no soy tan larga ni estilosa como Dottie, la foto no está nada mal, verdad? Solo tuve que enderezarla un poquito. Tengo mucha esperanza puesta en las posibilidades de tener una futura ayudanta ;)





11 comentarios :

raichel dijo...

pues la foto le ha quedado muy bien... y me encanta la historia del delantal!

zit... dijo...

que bonito! me encantan las margaritas :D
de algún lado tenía que venir esa delicadeza que tu ayudanta también heredará...

christel dijo...

que bonita la foto ! y las margaritas ! me encantan !

Quela More dijo...

Que bonito encontrar tesoros guardados con tanto mimo y que tienen tantos años de historia detrás. Yo tengo guardadas hasta las sábanas del ajuar de novia de mi abuela, algodón y encaje hecho a mano que son una pasada, algún día le dedicaré un post. Muy bonito el delantal, ideal para hacer de repostera. ;)

Atelier e-Couture dijo...

Me encanta. Que dulce. Y me cae bien, porque estoy organizando el cumpleanios de mi hija, que quiere decorar "cup cakes" con sus amiguitas! ;)
Victoria

diplodoc dijo...

Qué bonito, pero qué pena ponérselo para cocinar, no? Yo estaría sufriendo por si se ensucia...

Azulitoclaro dijo...

¡¡Qué lindo!! Y qué buena fotito.
;)

Decora Recicla Imagina… dijo...

Vaya tesorito! Y lleno de historia, qué lindo. Yo creo que las madres de antes estaban hechas de otra pasta. Además de tener más hijos que nosotras les daba tiempo a hacer de todo y a disfrutarlo. En esos tiempos no se sabía conjugar el verbo "estar agobiada". A mi madre cada vez que lo digo le entra la risa :S

Elephants et plus by Sonia Otero dijo...

Es perfecto!!!! Tienes razón cuando dices que nuestras abuelas creaban un delantal con todo detalle como si de un vestido se tratase, pero ahí es donde reside la calidez de cada día, en disfrutar de las pequeñas cosas y que pasados los años nos hagan sentirnos tan bien aunque sea para intentar ser por unas horas una madre-perfecta-homemader, jajaja, yo también quiero (aunque solo sea por un pequeño tiempo).
Que tengas una buena semana!!

covi dijo...

es muy guapo! y ese tacto que dices que tiene lo conozco y me encanta, algunas servilletas de tela de mi güelita lo tienen, qué bien lo has descrito, porque fué leerte y se me vinieron a la cabeza aquellas servilletas... cuídalo mucho porque es un tesoro

tipitapa dijo...

Qué bonito post y vaya delantal más precioso. Estas cosas son tesoros, es una suerte tenerlos y apreciarlos, mucha gente ni se entera de las maravillas llenas de historias que guarda en los armarios.
Respecto a Dottie Angel... bueno, mucho más estilo tienes tú, dónde va a parar! (Lo digo con todos mis respetos a la superveterana-bloguera que es esa mujer, eh?).
Besos

María