21.9.10


...baixant de la figuera.




El pasado domingo, aprovechando el solecito, fuímos a dar un paseo por el bosque. Llevábamos una bolsa de tela colgada del hombro y nuestra intención era llenarla de moras. Pero llegamos tarde para las moras! No encontramos ni una.

Como las zarzas no nos dieron ni una alegría, mientras buscábamos nuevos estímulos para nuestro paseo, dimos con un claro que ostentaba una enorme higuera en su máximo esplendor. ¡Cómo disfrutamos recolectando higos, estirando las ramas flexibles y alcanzando de puntillas los más maduros!

Así que, moras ni una, pero volvimos con un par de quilos de higos :)

Y hoy para desayunar, mientras organizo mi día, pan, higos y un vasito de leche fresca: felicidad absoluta.

6 comentarios :

ameskeria dijo...

Me requetechiflan los higos :)

Bea dijo...

Yo el otro día me di un buen "atracón" de higos robados. Uuummmm

chantal dijo...

qué suerte poder dar un paseo en un sitio donde te puedes encontrar una higuera diciendo "cómeme"...

covi dijo...

higos de carne roja! qué apetitosos! esas excursiones con postre tan rico son las mejores

lau Ocampo dijo...

Gracias amiga, salio tan linda la foto que si cierro los ojos hasta puedo olerlos.....ahhhhh, con pancito del Forn...that's life!!

Sonia dijo...

Una vez que conseguimos dejar de añorar el estupendo verano es cuando apreciamos lo estupendo que puede ser por ejemplo: un paseo casi otoñal por el campo. ¡Me chiflan los higos!