25.2.13


Nevada 2013. Azul.







En este clima mediterráneo en el que vivimos, un nevadita es un hecho inusual y muy especial. El pasado sábado nos levantamos y todo estaba blanco. Silencio absoluto y una luz azulada que se colaba por la ranura de la cortina. Sin ducha ni desayuno, nos enfundamos ropa de abrigo y bajamos al parque. Muy temprano, antes de que esa nieve fuese pisada, antes de que los rayos de sol apareciaran, mientras todavía caían los últimos copos. Después esparcimos toda la ropa mojada por la casa y desayunamos calentito.
 




Este frío fin de semana nos ha permitido ordenar antiguos trastos, cocinar al horno, dibujar, tomar vino tinto al anochecer, y coser y coser. Y mientras, nos ha acompañado el constante sonido del degoteo que hace la nieve al derritirse en el tejado.

Aquí os muestro un pantalón de pana que le he hecho a Ramon. Últimamente estoy muy aficionada al Burda (ésto merece un post aparte), pero la verdad es que voy por libre... saco el patrón y me invento el resto. Éste, por ejemplo, es un pantalón de pijama de una antiguo número, le quité un poco de volúmen, y le añadí un bolsillo trasero y un par de rodilleras. Nos va a venir muy bien para afrontar los últimos fríos!

2 comentarios :

Panic dijo...

Jo, qué envidia, yo no sé cuándo volveré a ver nevar. Viviendo donde vivo tengo que ir yo siempre a buscarla, porque aquí no cae.

Por cierto, eso de BurdaStyle me ha dejado descolocada. Qué es lo que es?

Mariona Cardona dijo...

Què bonic!!
M'agrada llegir-te perquè en ocasions em transportes a sensacions viscudes! Aquest dissabte podríem dir que hem fer el mateix: descobrir per la finestra la neu, sortir a jugar, esmorçar vora el foc i escoltar durant tot el dia el degoteig de la neu desfent-se. Gràcies!
I respecte al cosir... QUINA ENVEJAAAAA!!! Jo també vull tenir aquesta capacitat!!! jijijiji
Petonàs de dilluns!